En UNICACH estudian alternativas de producción de bio energéticos

Afluentes de Chiapas, particularmente el Río Santo Domingo, poseen una riqueza biológica para la producción de biodiesel, así lo documentó Yasmín Sánchez Roque, en el proyecto de investigación desarrollado para obtener el grado de doctorado en Sistemas Energéticos Renovables por la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH).

El proyecto de investigación “Aislamiento y caracterización de microalgas provenientes del estado de Chiapas con potencial para la producción de biodiesel” le permitió estudiar la dinámica poblacional y taxonomía de estos microorganismos fotosintéticos en diversos afluentes de la entidad, tales como Cahuaré, Nandayapa, Santo Domingo, La Galera Filtrante y otros de Tapachula y Tonalá.

Explicó que las microalgas son microorganismos fotosintéticos, que tiene una capacidad alta de acumular lípidos, grupo de moléculas biológicas ricas en energía, lo que implica un alto potencial para la producción de biodiesel.

Luego de analizar diferentes ríos, logró caracterizar 21 morfotipos de microalgas clorofitas, es decir, algas verdes, las cuales producen una gran cantidad de lípidos, que por su calidad pueden ser la base del biodiesel.

En estas se descubrieron nuevos tipos de microalgas endémicas nativas de Chiapas, únicas a nivel mundial precisaron los docentes-investigadores, Joel Moreira Acosta, Yolanda Pérez Luna y Neín Farrera Vázquez, asesores del proyecto, que se desarrolla de manera colaborativa con la Universidad Politécnica de Chiapas.

Además de ello, Sánchez Roque estudió cada uno de estos morfotipos encontrando que existe una sinergia entre la calidad del agua y el tipo de microalga, por lo que en función de lo que consumen se distribuyen y aquellas áreas con concentraciones bajas de nitrógeno y altas de sales minerales e incluso metales pesados poseen una mayor riqueza de algas verdes, como es el caso del Río Santo Domingo.

Detalló que el uso de microalgas para la producción de biodiesel constituye una alternativa que aporta ventajas al uso de cultivos vegetales, como el maíz, que además de que requiere un amplía área de terreno para su siembra y cosecha, es un producto de la canasta básica.

En cambio las microalgas pueden reproducirse en pequeñas áreas, en condiciones controladas, sin afectar a los afluentes, además de que se pueden extaer los lípidos y aprovechar el excedente que es rico en proteínas y carbohidratos.

La egresada del doctorado en Sistemas Energéticos Renovables de la UNICACH consideró que este proyecto de investigación es muy pertinente, pues abre la posibilidad a otras líneas de investigación y fortalece el amplio panorama de las bioenergías en Chiapas, en virtud de que  hay tres tesis relacionadas, que contribuirá a que en poco tiempo se llegue hasta la producción de biodiesel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .