Rutilio Escandón, presente en disculpa pública por caso de hermanas González Pérez; encabezan el acto Olga Sanchez y Alejandro Encinas

El gobernador Rutilio Escandón Cadenas acompañó a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y al subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, quienes a nombre del Estado Mexicano ofrecieron una disculpa pública y reconocimiento de responsabilidad a las hermanas Ana, Beatriz y Celia González Pérez y su madre Delia Pérez, quienes fueron violentadas y agraviadas por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en el año 1994, caso que se mantuvo en total impunidad, ignorando por 18 años las recomendaciones de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

En el municipio de Ocosingo, la titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) expresó en su mensaje traducido en maya-tseltal: “A Ana, Beatriz y Celia González Pérez les ofrezco una disculpa por haber sido detenidas, violadas y torturadas sexualmente; y a su madre Celia Pérez por la detención ilegal y el agravio sufrido por haber atestiguado en contra de sus hijas; ofrezco una disculpa por la falta de investigación, la búsqueda de justicia, reparación del daño y la violación del artículo 8º de la Convención Interamericana relacionado a condenar la tortura sexual, como una de las formas más aberrantes de un sistema patriarcal que debe ser desterrado”.

Tras mencionar que este hecho atravesó una triple violencia estructural: ser mujeres, ser indígenas y ser pobres, Sánchez Cordero asumió el compromiso de restaurar, en la medida de lo posible, este hecho lamentable para que no quede impune y se haga justicia, lo cual se les debe a ellas y a todas las mujeres indígenas del país. Del mismo modo, reconoció la valentía con que han afrontado este suceso, que fue parte del abandono institucional y la

marginación social de los pueblos y comunidades indígenas, colocados en una situación de extrema vulnerabilidad.

“Quiero expresar mi admiración por su incansable lucha, por el reconocimiento de su dignidad e integridad como mujeres, a través de procesos de verdad, justicia y no repetición; han tomado la voz de muchas mujeres indígenas que han vivido situaciones similares en contexto de conflictos armados a costa de la estigmatización, la pérdida de identidad y la expulsión de sus comunidades. ¡Ni una más, niña o mujer indígena violentada en sus derechos humanos!”, acotó.

Al hacer uso de la palabra, Delia Pérez enfatizó que lo sucedido a sus hijas no es mentira, por lo que exigió a las autoridades lleven correctamente este caso; asimismo, Ana manifestó el gran coraje que aún siente porque no se ha resuelto: “No quiero que sea el único que resuelvan, hay muchas mujeres que lo han sufrido. Desde que me violaron no soy la misma, tengo mucho dolor en el corazón”.

En tanto, Celia y Beatriz también reclamaron justicia. Pidieron a quienes sufren de algún tipo de violencia que no guarden silencio y alcen la voz. “Venimos de buena fe pero muy enojadas. Esto que se lleva a cabo hoy es como si viniera un carro a recolectar la basura, y por lo tanto le pido a las autoridades que vengan y se lleven toda esta basura que nos está matando”.

Cabe mencionar que el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, relató el “Caso Hermanas González Pérez”, ocurrido el 4 de junio de 1994, cuando a Ana, Beatriz, Celia y su madre, Delia, las detuvieron en un retén del municipio de Altamirano, donde, ilegalmente, fueron privadas de su libertad, separadas, golpeadas y violadas por elementos del Ejército Mexicano.

“No se puede ignorar el contexto de estos agravios, pues parten de una ofensiva del Estado mexicano y se dio en una coyuntura de persecución y represión a toda persona que se considerase participante del movimiento armado, no se trató de un hecho aislado. El Gobierno de la República reconoce las deudas pendientes con las víctimas, asume su responsabilidad y los compromisos derivados para cumplir las obligaciones de investigar, castigar a los responsables y pagar los agravios ocasionados a ellas”, apuntó.

Al respecto, el gobernador Rutilio Escandón Cadenas subrayó el valor de las hermanas González Pérez y su madre en esta lucha, y destacó que este acto implica reconocer el histórico abandono y atropellos que las comunidades indígenas han padecido, principalmente hacia las mujeres. “Por ello, desde el Gobierno del Estado refrendamos el compromiso de acercar la justicia y garantizar sus derechos, para que ninguna niña o

mujer indígena vuelva a sufrir este tipo de agravios, y que tengan la garantía de que las instituciones están de su lado”.

Estuvieron presentes: la titular de la Unidad de Igualdad de Género de la Fiscalía General de la República, Marisol Nashiely Ruiz Ruvalcaba; la especialista de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Beatriz Affonso, así como representantes de organizaciones civiles y sociales, y medios locales, nacionales e internacionales de comunicación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .